La polémica resolución 1200 y las prestaciones a personas discapacitadas